Abrigo minimalista


Seré sincera. Aborrezco el estilo minimalista desde que allá por finales de los 90, inicios de los 00, nos bombardearon a base de diseños, estilos y prendas absolutamente básicas, lisas, sencillas y, por qué no, sosas. Pero hay que admitir que un buen armario se compone de un 70% de prendas básicas y un 30% de caprichos de temporada. Combinando estos dos componentes es como se configura un estilo personal, pero dotado de cierta atemporalidad.

street style-minimal look-grey coat-wide pants-white shoes-two tone shopping bag

Pongámonos en situación: se nos echan los fríos encima, sentimos que nos tenemos que hacer con un buen abrigo, porque el del año pasado está hecho polvo. Acudimos a la tienda de preferencia y lo primero que nos llama la atención es esa cazadora estampada tan mona, o ese abrigo de un color muy vivo que resultaría tan alegre, cuando no se trate de una pieza llena de volúmenes, adornos y frunces que es de lo más lady. Pues olvidémonos. Un abrigo básico será el mejor aliado del invierno.

Minimalist Style Coats For Women (16)

El abrigo es la prenda que más permanece a la vista en invierno, y normalmente sólo vamos a disponer de dos o tres para toda la temporada invernal. Mejor es elegir algo que combine con todo, ya que no siempre vestimos igual, y que se adapte al día a día y también a otras ocasiones especiales.


Me permito la licencia de elaborar un decálogo, razonando el por qué de mis férreas convicciones acerca de la importancia de comprar un abrigo minimalista frente a otro repleto de florituras, estampados y colores.

1.- Un abrigo ocupa espacio, y cuesta dinero. Así que, a menos que dispongamos de un gran ropero y una gran cuenta corriente, sólo compraremos uno, dos como mucho, para todo el invierno. Mejor elegir algo que combine con todo.

Minimalist Style Coats For Women (6)

2.- Un abrigo que vaya a tener larga vida, debe tener un tono neutro. Aquí ya entran en juego las preferencias personales. Un color claro resultará más alegre y luminoso, pero un tono oscuro es mucho más sufrido. Mi consejo sería elegir el clásico negro, o en su defecto, grises, o tonos intermedios como el camel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

3.- Si tenemos un abrigo lleno de volantes, frunces, o demás florituras, a no ser que seamos muy fieles a un estilo concreto, sólo nos va a combinar con una serie limitada de prendas. Cuanto más recto y sencillo en las formas, mejor. Irá bien tanto con un vestido de noche como con unas deportivas y un vaquero.

Minimalist Style Coats For Women (10)

4.- Los abrigos extremadamente deportivos (como plumíferos) sólo nos sirven para el día a día. Resulta que un día tenemos una cena o una salida donde nos queremos arreglar, y no tenemos donde echar mano. Lo más fácil de combinar es un abrigo de paño, de los de toda la vida.


5.- Un toque ligeramente masculino irá bien con prendas de diario y aportará elegancia a estilismos más femeninos. Es siempre un acierto. Aunque esto es más bien mi percepción personal.


6.- No hay que olvidar el uso de complementos como bufandas. Cuanto más sencilla sea la ropa de abrigo, mejor quedará con bufandas, guantes o gorros. De lo contrario, el resultado puede ser caótico: la bufanda de colores y texturas de un tipo, el gorrito de otro color, los guantes de otro tejido...


7.- Me atrevo a decir que la ausencia de botones, cremalleras y demás parafernalia dedicada al cierre, ayudan a potenciar la elegancia de un abrigo. Los cierres ocultos me encantan.

8.- El largo de nuestro abrigo debe estar acorde con nuestra altura, nuestras necesidades y el uso que le vamos a dar. Un largo hasta el tobillo es poco práctico, pero un chaquetón se nos quedará corto en días de mucho frío o para según qué estilismos. Mejor una altura a la rodilla (tres cuartos) o algo más largo sin llegar a los tobillos.


9.- Esto es una manía personal: nada de cinturones. Sólo sirven para perderlos.

10.- Y no menos importante: cuanto más básico el abrigo, más atemporal y más años podremos llevarlo. Porque aunque a una le apasione la moda, hay que mirar por la economía.


Y tras estas reflexiones, deciros que tenéis la última palabra.

¿Cómo preferís el abrigo? ¿Cuántos soléis tener? ¿Lo contempláis como una inversión o como una prenda que ha de amoldarse a las tendencias de una temporada concreta?

2 comentarios:

  1. El año pasado ya inverti en uno bueno así que este invierno he comprado dos mas baratitos jeje

    muacarmen.blogspot.com
    www.muacarmen.com

    ResponderEliminar
  2. tengo varios así y con converse me encantan
    besos
    AJS

    ResponderEliminar

Quizás también te interese...