2012: lo mejor y lo peor


Para finalizar el año, os he preparado un post con lo mejor y lo peor en lo referente a las tendencias que nos ha traido 2012. Todo esto lo he escrito bajo mi criterio, obviamente no es verdad absoluta, ni pretende serlo, ni quiero que nadie se ofenda, al contrario, intento dar un toque de humor. Seguro que se me olvidan muchas cosas, pero es que si me pongo... os escribo un testamento!! Así que allá vamos.


LO QUE SÍ:

- Collares XXL: como no podía ser de otra forma, tengo que inaugurar esta lista de cosas buenas con el advenimiento de los collares grandes, estrafalarios y exagerados. Sabéis que son mi debilidad. A sabiendas de que quizás sean una horterada, los adoro.




- La consolidación del nude como básico. Cada tres meses, el Vogue dice cosas como "el naranja es el nuevo negro", "el amarillo es el nuevo negro", "el adamascado en azul metalizado con fondo plata es el nuevo negro". Mentira todo. El nuevo negro es el nude, carne o rosa empolvado, va bien con todo, es discreto, elegante y bonito, y sólo lo desaconsejo si eres muy muy pálida.

- Los brocados rococó. Me quedo con la versión negro-dorado. Me gusta mucho el aire señorial y decadente que da este tipo de detalles y es muy apropiado para, por ejemplo, estas fiestas navideñas.


- El color coral. Desde el más claro al más intenso, es un color que me encanta, creo que es el que más me favorece y por eso me gusta tanto. Es femenino sin ser cursi, vibrante sin ser estridente, veraniego pero también apto para el entretiempo...


- Las faldas hem tail si se combinan bien. Si se combinan mal o no sientan bien, pasan a ser un NO rotundo.


- La invasión de maxi faldas y maxi vestidos de este verano. Una falda larga es elegante, te ayuda a camuflar unas piernas blanquecinas (o sin depilar, mira tú), te echa una mano si no te apetece enseñar pierna en verano y encima es fresquita. Deseo que el próximo verano, la maxifalda persista.


- Los tintes de fantasía. O los pelos de unicornio. Qué tendencia tan genial.


- El advenimiento del neón. Lo que hace unos años era lo peor, es ahora una genialidad. Cuanto más fosforito, mejor. Ha sido un verano muy alegre.



- Los tonos pastel. Colores pastel hasta el empacho, turquesas, rositas, malvas, amarillos, el aborrecido color menta... ha sido lo mejor de la primavera, y deberían ser básicos por ley.


 - Tachuelas y pinchos. Hasta en las uñas, si hace falta. Y por consiguiente...


- ... Todas las botas con tachuelas que ha sacado Zara este otoño - invierno. Cada cual más bonita que la anterior.


- Calaveras. En cualquier sitio, en cualquier ocasión. Siempre asociado al hard rock, hasta ahora, que es lo más trend.

 

- La democratización de la minifalda de lentejuelas. Obviamente no está hecha para todos los cuerpos, y para qué nos vamos a mentir, cuanto más delgada y alta es una, mejor sienta. Pero me gusta que haya estado disponible en todo tipo de estampados, colores y estilismos posibles. No sólo de fiestas se vive.



- Descubrir que aquello de que el pitillo sería demodé, era mentira. El pitillo se refuerza y sigue imponiéndose en las tendencias, hecho que me congratula porque es uno de los pocos estilos de pantalón que no me hacen parecer paticorta.


- Los toques tribales. Un bolsito tribal, una camisetilla, un collar o una mini con un bonito estampado tribal, da un aire muy alegre y personal. Pero ojo, una pieza, no todo el look.



 - Jerseys con motivos animales, hipsters, de fantasía y hasta con mensajes. Gorditos, anchos y calentitos, con un buen dibujo encima, y a correr. Me encanta porque me parecen bonitos, noventeros, y porque odio pasar frío en invierno con estilismos refinados y de pitiminí.


- Manicuras de uñas bonitas, historiadas y en uñas cortas. Cuanto más historiadas y conjuntadas, mejor. Todo un arte.


- Llevar medio brazo repleto de pulseras de miles de colores. No es tendencia exclusiva de 2012 pero es algo que adoro. Aunque la gente es muy pesada y te dice que si no te pesa el brazo y que si te las quitas y pones a diario, hay que pasar de todo. Si te gusta llevar ochenta, póntelas, y punto.


- El sempiterno short de crochet en color beige. Pieza que ha arrasado este verano y que la verdad es que a casi todo el mundo le queda bien, o al menos no he visto ninguna chica que fuera fea u ordinaria con ellos. Cómodos, con aire inocente, fresquitos, bonitos y preciosos. Yo pienso ponerme los míos de nuevo el verano que viene.


LO QUE NO:

- Pantalón harem: es algo que le queda bien a Rihanna y a dos personas más, creo. Si lleva estampados raros, peor aún. Acortan las piernas, no marcan la figura, se arrugan, un desastre. Y no hablemos de estos que parecen un pijama. Ya puede ser bien bonito para que me guste.


- Manicuras historiadas en uñas largas. Me parece horroroso, espantoso e incómodo. Sólo de pensarlo, me agobio.


- Las flatforms. Zapatos y zapatillas con plataforma pero sin cuña, ni tacón, ni nada, sino completamente plano. Lo feo carnavalesco, incómodo y antiestético.


- Los plisados. Ay, qué cosa tan curiosa. Con lo bien que quedan en fotos y en pasarela, y lo poquito que favorecen. De entrada, te suben como tres tallas, de repente adquieres unos volúmenes  como si te insuflaran aire, y si se trata de una falda, pasa una a ser una mesa camilla. Sólo si eres muy delgada te quedarán bien.


- Faldas largas en estilimos invernales. Lo siento, pero me parece un fantoche. La falda larga, más el jersey, más el chaquetón o abrigo... al final una parece una homeless. Mejor para cuando no hagan falta tantas capas de ropa.


- La pesada de Anna Dello Russo. Que sí, muy fashion, muy trendsetter y muy de todo, pero esa melena no es apropiada ya para ella, y con todo el dineral que se gasta en ropa se podría pagar un buen maquillador de vez en cuando. No me parece tan perfecta como la pintan, de hecho me parece un poco flipada, aunque confieso que sus estilismos (no todos) me chiflan.


- La pesada de Kim Kardashian (y sus hermanas) (o quienes no la meten por los ojos). Aunque por lo visto es algo así como un icono de moda entre algunas revistas y publicaciones, a mí me parece vulgar, ordinaria y de todo menos elegante o ejemplar. Enseña demasiado, marca pecho y trasero a la vez (lo cual no es nada elegante, sino agobiante... no sabes a dónde mirar!!), y encima nos la venden como cuerpo diez cuando no está mucho mejor que cualquier chica de su estatura que veas por la calle.  Media docena de fajas es su secreto. Encima operadísima.


- La pesada de Kristen Stewart (o quienes nos la meten por los ojos). La crepúscula, para más señas. Otra que nos venden como icono de estilo, cuando carece del mismo. Por más que la miro, no encuentro su presunta belleza por ninguna parte. Es muy recta de cuerpo y de cara no es muy agraciada, y si sonriera ganaría muchos puntos, pero posar siempre con cara de acelga no ayuda. Por más que estilistas y diseñadores experimentan con ella, ninguno de sus estilismos le favorece, ninguno. Creo que esta chica como mejor está es en vaqueros y camiseta, pero por mí pueden seguir probando con ella hasta la saciedad. Briconsejo: el estilo no está en las alfombras rojas, sino en la calle.


- Los monos. Aunque los lleve la Miroslava (a quien admiro). No me gustan nada y me parecen irrisorios.


- La falda midi. Esta es una prenda de posguerra, de una época donde una mujer respetable debía ir tapada hasta el cuello, y enseñar el tobillo empezó a ponerse de moda, considerándose algo osado, descarado y atrevido. De momento prefiero no usarla, cuando quiera echarme 30 años encima de golpe, igual me hago con una, gracias.


- El peplum hasta en la sopa. Lo poco gusta y lo mucho empalaga, y llevamos meses aborreciendo el peplum. Ya está bien...


- El estampado pañuelo. He intentado buscarle el punto, de hecho al principio me atrajo bastante, pero no me hago con él. Me agobia.


- Los zapatos masculinos en pies femeninos. Son muy hipster y muy de todo, pero ni me gustan, ni me han gustado nunca, ni me gustarán. Reconozco que a veces quedan de fábula, ojo. Pero yo no me veo con ellos ni de broma.


- El leopardo versión fantasía. Ya de entrada el leopardo estándar es conflictivo, como para encima mezclarlo con colores como el rosa, el azul, el verde... me parece bastante chabacano y no lo veo ni para quinceañeras en plan lolita graciosa.


Y así para rematar y acabar:
- No a meter todas las tendencias en un mismo look.
- No a pasar del decoro y el sentido común y combinar a lo loco aunque vayamos hechas un zarrio.
- No a ponernos alguna tendencia a toda costa aunque nos quede como un tiro.
- No a los blogs de famosas que nacen como setas en esta blogosfera de hoy en día, donde los medios quieren emular el fenómeno blogger (espontáneo totalmente) forzando espacios virtuales para estrellas trasnochadas de la tele. Una persona que tiene un estilista detrás no puede tener un estilo natural y cautivador como el que pueda tener alguien que disfruta con la moda porque sí. Obviamente en algún caso se dará la coincidencia de ambos factores, pero por lo general, deberían estar separados moda y fama.


Bueno, y hasta aquí mi despelleje de fin de año. Espero que os haya resultado entretenido, y que dejéis vuestras opiniones al respecto.

¿Coincidís conmigo en alguna de estas afirmaciones? ¿Qué ha sido lo mejor para vosotras este año? ¿Y lo peor?

5 comentarios:

  1. Vaya currada de post, estoy de acuerdo contigo en casi todo!
    Besazos

    Thinking About Clothes

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo en casi todo. Los zapatos masculinos son un básico para mí, y el peplum me gusta. Los pelos de colores no :)

    ¡Feliz año!

    ¡Besitos!

    milowcost

    ResponderEliminar
  3. Carmen, a mí también me gusta el peplum, pero es que ya lo veo allá por donde voy!! Me han faltado las camisas con estampados de animalitos... qué me gustan!!

    ResponderEliminar
  4. que gran post! coincido contigo en muchisimo!! feliz año!

    SORTEO/GIVEAWAY!!
    http://sweet-perdition.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Coincido en bastantes cosas, pero en otras muchas no. Por ejemplo, no soporto a Anna Dello Russo, sus looks casi siempre me parecen excesivos, esa colección que sacó para H&M era horrorosa y se maquilla que da pena...
    En lo de los monos estoy contigo, salvo en contadísimas ocasiones.
    Y también me declaro amante de los collares maxi.
    Eso si, no coincidimos en lo de los zapatos masculinos, me encantan! de hecho, hoy llevo unos, son mis preferidos jaja.
    Besitos y feliz año!

    http://thelifeisviolet.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Quizás también te interese...