Adiós 2013: Lo mejor y lo peor, según mi humilde criterio


Mañana es el último día de este año 2013. Un año en el que han pasado muchas cosas (como todos los años, me figuro yo), a todos los niveles, todas muy dignas de recalcar y demás. Yo podría ponerme sabihonda y sacar a relucir temas de índole política, económica y social, pero no me apetece, y creo que a vosotras, tampoco. Aquí estamos todas para entretenernos. Así que, si me acompañáis, voy a desgranar un poco lo que más y lo que menos me ha gustado de este año, en cuestiones de estilo, temas superficiales y modas del momento. A ver si coincidimos...


LO QUE ME HA GUSTADO MUCHO

- Faldas Largas: sí amig@s. Algo tan simple como un trozo de tela que se alarga hasta el suelo, ha conseguido hacerme feliz, no sólo en 2012, sino en 2013, año en que esta moda se ha establecido como tendencia a largo plazo. ¿Por qué razón? Pues muy sencillo: estiliza, alarga, y disimula una deficiente depilación, amén de ayudarnos a estar fresquitas en verano. Que viva la falda larga.


- Mono para bodas: ya no se trata de usar el mono para asistir a la boda de la amiga de turno. Se trata de que ya no es 100% necesario ir disfrazadas de princesitas, y eso me alivia, me congratula y me llena de orgullo y satisfacción. Qué comodidad, qué estilo, y qué bien.


- Corona bizantina Dolce&Gabbana: estaba yo un poco alejada de estos dos últimamente porque me venían pareciendo unos horteras de mucho cuidado de un tiempo a esta parte. Pero han conquistado mi corazón con estas coronas bizantinas de la colección O/I 2013 que se han usado hasta en la saciedad en editoriales varias. Con estas coronas, y con Monica Bellucci haciendo de mamma en sus anuncios.


- Polarizadas: no me digáis que no son lo más. Este verano han estado hasta en la sopa. Son muy grandes, muy Miami Vice, con un punto horterilla y un punto "celebrity" que no te digo nada y te lo digo todo. Además son lo suficientemente informales como para llevarlas con el bikini o con cualquier trapo para bajar a la playa y no parecer una famosa en chándal y gafas de sol re-finas.

- Cara Delevigne: aparte de lo guapa que la vi en Cannes, me encanta porque está como una regadera. El resto, me da igual.

- Espardeñas: la democratización del calzado realmente cómodo. Unas buenas espardeñas que transpiren y sirvan para pisar hasta en mitad del campo. Este año hemos tenido diseños para aburrir, con aplicaciones de piedras, con estampados mil...

- Skort: las faldas pantalón, que han venido en versión ultra mini. Me parece estupendo que estén de moda. Puedes ir luciendo pierna pero con la seguridad de que no se te verá nada que no tenga que verse al bajar del coche o al sentarte en algún sítio. 



LO QUE NO ME HA GUSTADO TANTO

- Espardeñas Chanel: si las espardeñas estándar molan bastante, las de Chanel me parecen un disparate. No termino de asociar esta marca, emblema de lo finodo, con un calzado tan de andar por casa y tan simple como es una espardeña. No hablemos ya de las imitaciones. Si no puedes comprarlo, compra unas más baratas, pero ir de lo que no se es...


- Legging tribal: yo ya me olía que los estampados étnicos de inspiración africana iban a causar furor entre los colectivos chonis. El legging de motivos tribales, concretamente, me parece tan poco favorecedor que deberían vetarlo. Ensancha y acorta la pierna y es muy desagradecido para combinar. Una de esas cosas que la gente verá colgada en su armario dentro de 3 años a la vez que diga: "en qué estaría yo pensando?".


- Cansinos con París: vamos a ver... París me parece la ciudad más maravillosa del mundo, la comida es para volverse loco (bueno esto es muy personal), todas las calles son preciosas y destilan glamour, y todas las esquinas tienen un café/pastelería/bar/loquesea donde da gusto tomarse algo, si puede ser con un mozo apetecible, mejor. Pero es que la gente se pone muy pesada ya con sus viajes a París o diciendo la cantidad de veces que han ido ya. Por favor, paremos.


- Vestidos con cortes: sí sí, esos vestidines ceñidos que llevan unos cortes a la altura de la costilla y que tan de moda han estado este verano. Muy monos si tienes un cuerpo 10, e incluso tienen su gracia... Pero el año que viene será una moda relegada al olvido, como aquella de 2012 de las faldas cortas por delante y largas por detrás. Flor de un día.


- Miley Cyrus: a mí esta chica no me cae mal ni mucho menos, pero es que está en plena revolución sexual y quiere hacernos a todos partícipes, y no se da cuenta de que se está empezando a poner algo pesadita con tanta posturita, tanta lengüecita fuera, tanto twerking... No es culpa suya al 100%, ya lo creo que no. Pero cansar, cansa.


- El embarazo de la Kardashian: no quiero que nadie se enfade, pero los momentazos que nos ha regalado esta buena mujer con los modelitos que ha ido luciendo durante el embarazo, es algo que no se va a repetir en muchos años. Ella no era consciente de que albergaba un bombo que ni el del Gordo de Navidad, y se calzaba lo que le daba la gana, sin mirar si se iba a ajustar a sus nuevas formas o no. Es bonito lucir embarazo, pero hay que hacerlo con naturalidad. Aunque bueno, partiendo de que Kim Kardashian eso de la naturalidad es algo que no conoce...


- Creepers: estos zapatos propios de las tribus urbanas japonesas me parecen, con perdón, un espanto. Hay muchos modelos e inspiraciones rondando por las cadenas que todos conocemos, y ni se me pasa por la cabeza siquiera el hecho de colocarme un par de este ortopédico calzado. Lo siento, no son para mí.


- Los modelos de Tania Llasera en La Voz: mira que sólo he visto tres programas de La Voz. No sé en cuál de los tres estaba la pobre Tania más ridícula. Ella tiene un tipazo y es guapísima, lo que comúnmente denominamos "un pibón", de la cabeza a los pies. Pero la estilista que la ha estado vistiendo le profesa un odio atroz, y así lo ha querido reflejar en las distintas entregas del show. Bueno, Jesús Vázquez tampoco es que fuera perfecto. Y qué narices... los pobres candidatos tampoco.


- Cupcakes: es un hobby de lo más divertido y además comestible. Pero ya estoy saturada de tanto cupcake. Que si libros sobre cupcakes, que si utensilios para hacer cupcakes (dónde estaban hace unos años??), que si programas en TV para cupcakes... supongo que es la moda, y que acabará, y vendrá otra. La de las rosquillas, o la de las cookies, o la de los cake pops, o quizás, la de los pinchos de tortilla decorados.


- Libros Telecinco: no sé si os habéis fijado en que la mayoría de los presentadores/colaboradores de Telecinco tienen su propio libro. Desde Jorge Javier Vázquez hasta Sandra Barneda, no voy a nombrarlos a todos, pero han ido sacando libros uno detrás de otro, y colapsando de ésta manera las librerías españolas. A mí no me gusta que la gente escriba un libro porque sí (o haga como que lo escribe). Al menos, que tengan algo que contar. 


- Labios rosa, rollo Nicky Minaj: confieso que Nicky Minaj me parece una cachonda, y que tiene que ser un cielo de mujer, incluso va muy graciosa con ese estilo tan particular que tiene, y que es tan hortera. Pero es que ella no va de mujer elegante. Se pinta los labios de rosa Barbie, que contrasta con su piel morena y bueno, como estamos acostumbrados a verla así, nos parece que es su estilo y punto. Pero extrapolar este estilismo a la gente de a pie ha hecho estragos. Por favor, olvidaos del rosa Minaj. Hay muchos colores en el arco iris. No favorece.




Y hasta aquí mi despelleje anual. Espero no haber sido muy mala. Desde luego yo no quiero que toméis esto demasiado en serio, no lo digo con maldad ni con ganas de hacer daño, sólo para despedir este año recordando alguna anécdota. Y espero que hayáis disfrutado leyendo, por supuesto!

¿Coincidís conmigo?

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo con "lo mejor del 2013".

    Un beso
    www.licordefresaypiruleta.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Quizás también te interese...