Review: Benefit Lemon Aid

Siempre digo que soy muy fan de los productos Benefit. La cosa empezó con el Benetint (mira mi Review aquí), el colorete líquido, y a medida que fui conociendo y probando sus correctores, más me iba gustando esta marca.

Benefit no hace mucho hincapié en los productos de color, sino que centran todas sus energías en maquillajes y bases de todo tipo, correctores, y demás potingues para dejar una tez perfecta, a excepción de los coloretes, que suelen gustar mucho precisamente por el aspecto de buena cara que deja sin hacer que parezcamos Heidi.

Hoy traigo Lemon Aid de Benefit. Es uno de los productos "camufladores" de Benefit, y es imprescindible en mi día a día. Dentro de sus productos para camuflar defectillos es de los mejores de la casa, y de hecho lo puedes encontrar por separado o en kits con otros de los correctores mejor vendidos de la marca (Confessions of a Concealaholic y Realness of Concealness)

LEMON AID

Se trata de un producto que parece sombra de ojos amarilla, pero no es exactamente ésto. Lo habréis visto porque el packaging llama la atención, viene en una cajita amarilla, que es el mismo color del producto en sí. De ahí también su nombre "Lemon Aid", que es un juego de palabras a partir de "Lemonade" (Limonada) y que significa algo así como "Ayuda limón".
El formato es tipo "sombra de ojos" porque el producto está pensado para aplicar en los párpados. Se trata de un corrector o camuflador cuyo objetivo es disimular unos ojos apagados a causa del cansancio, y también camuflan las pequeñas venitas azuladas que aparecen si tenemos la piel muy fina, y el tono azulado que puede aparecer junto a la nariz en pieles muy claras.
La caja, negra y muy mona (todo hay que decirlo) y lleva su espejito para que podamos retocarnos allá donde estemos. El producto es una crema nada grasa, muy concentrada (y por tanto, que cunde mucho), de un color amarillo muy clarito y textura muy ligera. No engrasa nada, no brilla nada, y a la vista el efecto es como de un polvo finito.


CÓMO APLICAR LEMON AID

Lemon Aid es mejor aplicarlo después de la base y antes de las sombras o polvos, en el párpado superior del ojo, abarcando desde la parte móvil (incluída) hasta la ceja, y difuminando bien para no dejar cortes. Con un poquito de producto es suficiente. Si encima aplicas la sombra, Lemon Aid actuará como potenciador de color y mantendrá la sombra intacta más tiempo.

Yo siempre lo pongo con el dedo directamente, porque lo extiendo mejor, pero lo ideal es hacerlo con un pincel suave y planito, que es más preciso.

Lemon Aid es apropiado para cualquier tono de piel, ya que no es que tape nada, sino que neutraliza los tonos azulados o amoratados.
Si no vamos a usar maquillaje ni sombras, también podemos usar Lemon Aid para tener mejor cara. Unificará el color de nuestros párpados y no dejaremos de tener un aspecto natural. De hecho, mucha gente lo aplica sin maquillaje, para tener buena cara con un par de toques express, y la chica del stand de Benefit me dijo que como sombra beige es estupenda.

En la foto, el ojo derecho está al natural, y el izquierdo lleva Lemon Aid. Como véis, aporta mucha luz y no se notan ni las venitas, ni el enrojecimiento que aparece alrededor del ojo cuando no hemos descansado bien, y como base de sombras es ideal.

La verdad es que no se me ocurre ningún uso alternativo de este producto, porque para tapar granitos, rojeces, o manchas, lo veo demasiado claro, y un corrector en color carne o anaranjado es más propio para estas cosas.

Si os gusta y pensáis que os va a venir bien, os digo que dura mucho tiempo (porque sólo necesitas una pizquita para cada ojo) y que es válido para todo tipo de piel, seca, mixta o grasa, y cualquier tono. Yo realmente lo compré por primera vez para no llevar ojos de sueño los días que no me pintaba (que por entonces eran la mayoría) y desde entonces no lo he dejado de usar, porque soy más de camuflar y llevar sólo algunos polvos, que de ponerme una base fluida.

Lo podéis localizar en Sephora, El Corte Inglés, y en Asos, aquí.

También en los kits de correctores de Benefit Confessions of a Concealaholic y Realness of Concealness.


¿Habéis probado este producto? ¿Os ha ido bien? ¿Soléis echar mano de correctores y productos de camuflaje, o sois más de usar una buena base que cubra?

Feliz lunes!!


3 comentarios:

  1. Yo soy superfan de todas estas cosas en general. Ahora estoy usando el rosa de Kiko para las ojeras y no me va nada mal después del chasco que me llevé con el de Chanel... hace falta medio bote para tapar algo y la primera vez que lo usé la barrita se partió.... ¡increible! Me puse de muy mal café pq casi 30 euros para eso...

    Un besin

    ResponderEliminar
  2. Qué pedazo producto. Me ha gustado mucho. Lo venderán en Sephora?

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
  3. Anaïs es que Chanel tiene mucho nombre, pero poco más. Salvo algún labial chulo, a mí sus productos nunca me han parecido el no va más, salvo en la presentación que es lo que pagas. El de Kiko dices que va bien? Tendré que ir a echar un vistazo!!

    ResponderEliminar

Quizás también te interese...